365 Pehuajó

Tu portal de noticias.

Deforestación: Un flagelo que no para…

 

 

Desde hace dos décadas Argentina se encuentra entre los 10 países más deforestados del mundo. La sanción en 2007 de la ley 26.331 de presupuestos mínimos para la protección ambiental de bosques nativos decretada en 2009 contribuyo a reducir las pérdidas, pero aun hoy se mantienen en niveles muy altos, rondando con muchas variaciones las 100,000 hectáreas anuales.

La obligación de recomponer el daño ambiental, decretada en el Art. 41 de la Constitución no se ha cumplido, y directamente se actúa como si no existiese.

Esta catástrofe no viene sola. Sus consecuencias no son sólo económicas y ambientales, e incluyen desalojos, marginación, desnutrición y muerte de niños y adultos.  No solo mueren árboles mueren seres humanos y muere la fauna, y las primeras víctimas siempre son los pueblos originarios y campesinos que viven y obtienen recursos de estos bosques.

La deforestación es un fenómeno de reducción de la superficie forestal. Está causada por múltiples factores, tanto naturales como humanos, y tiene consecuencias irreversibles en el medio ambiente.

Uno de los factores naturales son los incendios forestales que, además de destruir los bosques y la biodiversidad, liberan enormes cantidades de CO2 a la atmósfera; las enfermedades que afectan a los árboles y, los parásitos.

Sin embargo, no es de extrañar que la mayoría sean las actividades humanas las principales responsables de la deforestación en todo el mundo con la tala de árboles sin control, tales como la agricultura, construcción de infraestructuras, actividades mineras y la urbanización. Aunque de todas estas causas, el desarrollo de las tierras agrícolas es la principal causa de la deforestación. La población mundial sigue creciendo, y los humanos necesitan cada vez más espacio para proveerse de recursos alimentarios.

Los bosques desempeñan un doble papel para el planeta: son a la vez “pulmones de la Tierra” y reservas de biodiversidad. Al ser sumideros de carbono naturales, suavizan los efectos negativos del calentamiento global al capturar y almacenar el CO2 en la atmósfera y sirven de hábitat natural para miles de especies animales y vegetales.

En cuanto a las consecuencias de la deforestación podemos distinguir tres como las más importantes. Por un lado, la pérdida de biodiversidad: como los bosques son el hábitat natural de muchas especies, su destrucción tiene un impacto directo en la supervivencia de la biodiversidad mundial. Por otro lado, la degradación de los suelos: los bosques hacen que los suelos sean más ricos en materia orgánica y, por tanto, más resistentes a la meteorización y a la erosión. Y, por último, el calentamiento global: los árboles absorben el CO2 a lo largo de su vida y así mitigan el efecto invernadero.

Si pensamos en como comenzar a resolver esta problemática, la reforestación sería un medio para compensar algunas de las pérdidas debidas a la deforestación. Sin embargo, la repoblación forestal suele dar lugar a la plantación masiva de árboles que no están adaptados al entorno o que no favorecen una rica biodiversidad. De hecho, la reforestación consiste tanto en mantener la cantidad como la calidad de los bosques. Por lo tanto, la lucha contra la deforestación debe llevarse a cabo en paralelo con la reforestación para garantizar el mantenimiento de nuestros bosques actuales.

Pero plantar un árbol no es la única solución para luchar contra el cambio climático.

También se trata de adoptar un comportamiento contrario a la deforestación, en particular un consumo más responsable. El consumo responsable también es esencial, no sólo para reducir la huella ecológica, sino también para luchar contra la deforestación consumiendo menos carne que es la principal causa de la deforestación a nivel mundial, responsable del 41 % de la destrucción de selvas tropicales.

En comparación, la tala para la obtención de madera y papel es solo del 13 %, o productos de aceite de palma, que no solo provoca el agotamiento del suelo, sino también su erosión y sedimentación, por ejemplo.

Para finalizar, cabe preguntarnos ¿qué hacemos nosotros como individuos que convivimos en sociedad para cuidar el medio ambiente? Si bien hay muchas organizaciones como Greenpeace que lleva casi medio siglo luchando contra la contaminación ambiental o The Nature Conservancy (TNC) que esta desde 1951 y muchísimas más, no es suficiente ya que hay mas gente que daña y contamina al ambiente sin preocuparse el cómo afecta esto al planeta tierra.

Máximo Saldaño

6to D Comunicación

Materia: Taller de Producción del Lenguaje

Prof. Marisa Bin

 

Links de la información:

https://www.argentinaforestal.com/2020/05/27/la-deforestacion-en-la-argentina-grandes-males-que-requieren-grandes-y-urgentes-soluciones/#:~:text=Sus%20consecuencias%20no%20son%20s%C3%B3lo,obtienen%20recursos%20de%20estos%20bosques.

https://www.eltiempo.es/noticias/deforestacion

Comparti esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *