365 Pehuajó

Tu portal de noticias.

Somos lo que comemos

 

La alimentación saludable es aquella que proporciona los nutrientes que el cuerpo necesita para mantener el buen funcionamiento del organismo, conservar la salud, minimizar el riesgo de enfermedades, garantizar la reproducción, gestación, desarrollo y crecimiento adecuado. Para lograrlo, es necesario el consumo diario de frutas, verduras, cereales, legumbres, leche, carnes, pescado y aceite vegetal en cantidades adecuadas y equilibradas.

Para esto hay que tener en cuenta que los nutrientes aportados por los alimentos se clasifican en dos grupos: los macronutrientes y los micronutrientes.

Por un lado, tenemos los macronutrientes como las grasas, los carbohidratos y las proteínas. Las grasas son una de las principales fuentes de energía para el organismo, que al consumirlas en las cantidades adecuadas se convierten en un elemento primordial que ayuda al crecimiento y al desarrollo. Se encuentran en tres formas: sólida (manteca), semisólidas (mantequillas o margarinas) o líquidas (aceites); cada una de ellas tiene efectos diferentes en el metabolismo. No todas las grasas son favorables; uno de estos casos es el de las grasas trans, un tipo específico que se forma cuando los aceites líquidos se convierten en grasas sólidas como la manteca o la margarina en barra.

Dentro de los macronutrientes tenemos los carbohidratos que nos ayudan a desarrollar las actividades diarias, mantener la temperatura corporal y el buen funcionamiento de órganos vitales del cuerpo. Pueden ser simples y complejos. Los primeros se encuentran de manera natural en caña de azúcar, remolacha y miel o son añadidos en forma de azúcares, como por ejemplo a productos industrializados o de pastelería, mientras que los carbohidratos complejos están en alimentos como arroz, papa, yuca y plátanos entre otros. Las proteínas: son las responsables de la formación de células, los tejidos y órganos, así como de construir los músculos. Están presentes en una gran cantidad de funciones del organismo. Durante los periodos de crecimiento, embarazo, lactancia y recuperación de enfermedades es necesario el consumo de alimentos fuentes de proteína en mayor cantidad. Las fuentes de proteína pueden ser de origen animal como huevos, pescados, leche, carnes magras, pavo, y pollo; o de origen vegetal como las leguminosas (frijol, lenteja, garbanzo, alverja), nueces y frutos secos, quinua, entre otros.

Por otro lado están los Micronutrientes, este segundo grupo se encuentran el hierro, calcio, yodo, zinc, vitamina A, B y C. Entonces teniendo idea de los componentes para una buena alimentación, podemos tener una dieta diaria sin mucho gasto.

¿Cómo podemos mejorar nuestra dieta?, lo ideal sería comer tres comidas balanceadas al día con meriendas saludables intercaladas si las necesita. El desayuno es importante por lo que no debe evitarlo, especialmente si está intentando bajar de peso. Existen ciertos alimentos que debe intentar comer más y otros que debe comer menos. Algunos ejemplos se muestran a continuación.

Comer más frutas y verduras; alimentos con alto contenido de fibra (pan integral, frijoles, legumbres, papas con cáscara); productos lácteos de bajo contenido en grasas (leche semidescremada, yogurt y quesos bajos en grasa); alimentos con almidón (arroz integral, pastas y pan).

Comer menos productos de carne procesada (embutidos, salamín, salchichas y hamburguesas); y reemplácelos con carne magra (sin piel y desgrasada); alimentos con alto contenido de sal (chips y alimentos procesados como comidas y salsas preparadas); alimentos y bebidas azucarados (bebidas efervescentes, dulces y galletas); alimentos con alto contenido de grasa (crema, mantequilla y tortas).

En pocas palabras ya sabemos que es recomendable tener una alimentación adecuada, variada, segura, completa, equilibrada, suficiente para garantizar la necesidad de energía y nutrientes y adaptada a cada cuerpo; no olvidar estar activo con hacer actividad física, comer en el día e hidratarse.

 

Valentina Graino

6to. D Comunicación

Materia: Taller de Producción del Lenguaje

Prof. Marisa Bin

 

Comparti esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *